Regadíos y Abastecimientos

¿Qué es el análisis de agua para riego?

lunes, 3 de junio de 2019

Regadio aspersión (Foto MAPA)



Todos conocemos la estrecha relación que existe entre la calidad del agua empleado en el riego de un huerto y la calidad que nos ofrecen los productos que en él se cultiva, tanto las verduras, como hortalizas, legumbres e incluso las frutas.


Un análisis de agua para riego agrícola consiste en tomar una muestra de agua y analizarla para poder determinar su composición en relación con ciertos parámetros para poder determinar la salinidad, sodicidad, la dureza, la alcalinidad o los nutrientes que podemos encontrar, entre otras características, tal y como nos comentan desde Laboratorios Omega, un laboratorio especialista en análisis de agua.


Parámetros que mide un análisis de agua para riego


En un análisis de agua para riego el objetivo principal es conocer de antemano los efectos que el agua en cuestión va a tener para el suelo, para saber, en consecuencia, el efecto que va a producir tanto en el desarrollo como en el crecimiento y productividad de sus frutos.


Entre los parámetros más importantes están:


La Salinidad


Se mide comprobando la conductividad eléctrica del agua o la concentración que en ésta hay de sales en gramos por litro. Este importante parámetro nos permite determinar los tipos de sales que se encuentran en el suelo, y si se trata de carbonatos, bicarbonatos, cloruros u otros.


La Sodicidad


Al hablar de sodicidad del suelo nos referimos a la acumulación de sales con concentraciones considerables de sodio. Conocer este dato es importante, ya que el aumento del sodio en el suelo conlleva, como consecuencia, su impermeabilización, lo cual provocaría graves problemas, como falta de aireación o problemas de encharcamiento.


Los Nutrientes


Conocer los nutrientes que se aportan al suelo es un tema muy importante por el simple hecho de que podríamos causarle un grave perjuicio si los regáramos con nutrientes no adecuados. Pero, además, existen otros motivos como el hecho de que regar con los nutrientes adecuados puede suponer un ahorro considerable en fertilizantes.


Dureza


El análisis de agua para el riego nos permitirá también conocer el grado de dureza que nuestra agua contiene. Conocer este dato es de una gran importancia debido a diversos factores, como el hecho de que las aguas duras  son muy recomendables para recuperar los suelos afectados por un exceso de sodio.


Alcalinidad


La alcalinidad es otro de los parámetros que es preciso conocer, y que el análisis de agua para riesgo nos indicará. La importancia de dicho parámetro se debe a que las aguas con una alcalinidad alta producen en el suelo un alto PH. Este PH tiene, como consecuencia, que algunos nutrientes, pese a su presencia en el sustrato, dejen de ser disponibles, lo cual significaría una carencia para el suelo regado con esta agua.


Uno de los nutrientes más afectados por la alcalinidad es el hierro, cuya falta se manifiesta enseguida en las hojas jóvenes de las plantas, que presentan síntomas de clorosis intervenal.

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD