Organizaciones agrarias y de productores

La segunda jornada de protestas del sector agrario por unos precios justos se salda con cargas policiales y heridos en Extremadura

jueves, 30 de enero de 2020

Protesta Precios justos Don Benito (Badajoz) 1 (Foto UPA Extremedura)


El sector agrario vivió ayer la segunda jornada de las protestas convocadas por las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA para reivindicar precios justos en el campo, con movilizaciones en cuatro comunidades autónomas. En la organizada en Don Benito (Badajoz) se registraron incidentes, con cargas policiales y una quincena de heridos de carácter leve.


Las principales organizaciones agrarias extremeñas condenan los incidentes registrados durante la manifestación, de los que, además, no se hacen responsables ya que han sido provocados por un grupo de “incontrolados” que "no representan" a los miles de agricultores y ganaderos concentrados allí, según indicaron en un comunicado.


“No somos partidarios de actos violentos para reivindicar nuestras acciones, ya que como consecuencia han salido heridos agricultores y ganaderos que han acudido de manera pacífica a la convocatoria”, mantienen las organizaciones convocantes. UPA, ASAJA y COAG lamentan profundamente los daños que hayan podido sufrir agricultores  y ganaderos por la carga policial.



Más de 7.000 agricultores y ganaderos participaron en la manifestación de Don Benito, con motivo de la inauguración de Agroexpo, para reclamar unos precios justos para el campo y defender el sector primario. Los responsables de las organizaciones agrarias convocantes de la protesta (Asaja Extremadura, UPA-UCE y COAG) han calificado de “éxito” la respuesta “unánime” del campo ante una situación que califican de insostenible y que demuestra el hartazgo que hay en el campo extremeño.


En este sentido, el presidente de APAG Extremadura Asaja, Juan Metidieri, ha reclamado “soluciones ya” porque dice que no hacen falta más mesas de diálogo para abordar un problema que se conoce perfectamente y cuyo diagnóstico está claro.


Según Metidieri, el campo está siendo desmantelado y esto solo puede llevar a la desaparición del sector primario con unos precios de ruina en todas las producciones, con una reforma de la PAC que solo habla de recortes, con subidas de impuestos, tasas y una normativa que nos ahoga, por lo que ha insistido en que se ofrezcan “soluciones”.


Por su parte, el secretario general del UPA-UCE Extremadura, Ignacio Huertas, ha denunciado que “los agricultores están cansados de recibir precios de miseria mientras los consumidores pagan precios altos”.


Los principales reclamos que mantienen desde UPA-UCE son una legislación firme que nos permita negociar los precios a través de las interprofesionales, una ley de etiquetado claro para nuestros productos y la modificación de la ley de Mejora de la Cadena Alimentaria. Para Huertas, no es de recibo que los agricultores reciban precios con los que ni tan siquiera cubren gastos de producción.


Por su parte, Ángel García Blanco, presidente de Asaja Cáceres, ha tildado de “indudable éxito” la manifestación al acudir a la misma miles de agricultores y ganaderos afectados en una de las manifestaciones más multitudinarias que se recuerdan en la historia reciente del sector agrario en esta región.


También ha incidido en que se venía avisando al presidente de la Junta de que el campo extremeño iba de mal en peor, por los bajos precios y la desproporcionada doble subida del Salario Mínimo Interprofesional en los últimos meses, de casi el 30%, lo que imposibilita la viabilidad de las explotaciones agrarias, que cobran sus productos a precios de hace 30 años”. 


Para García Blanco, “se acabó el tiempo de las palabras y exigimos soluciones” que no pueden llegar, asegura, “por parte de unos sindicatos que han mostrado su sinrazón durante los meses que ha durado la negociación del convenio del campo que al final, como advertimos, esa postura inflexible iba a perjudicar a los propios trabajadores y a la multiplicación de la economía sumergida”.


El secretario general de COAG, Juan Moreno, ha dicho que la situación es “insostenible” y ha criticado el abandono de Europa, del Gobierno Central y Regional.


Protesta Precios justos Don Benito (Badajoz) 2 (Foto Apag Extremadura Asaja)




La protesta en Don Benito, que ha congregado a 10.000 personas según los convocantes y a 3.000 según la Delegación del Gobierno, ha coincidido con la Feria Internacional Agroexpo, inaugurada por el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, y el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández-Vara.


La concentración ha concluido con 15 heridos de carácter leve, según fuentes de la Delegación del Gobierno, después de que algunos manifestantes hayan intentado acceder al interior de la feria, rompiendo el cordón de seguridad; ha habido un detenido, que ya ha sido puesto en libertad.


La delegada del Gobierno en Extremadura, Yolanda García Seco, ha desvinculado "los hechos violentos" registrados en Don Benito de las organizaciones agrarias convocantes.


Planas ha declarado, durante su visita a Agroexpo, que el Gobierno está "intentado trabajar con el sector, pero ni la administración autonómica ni la nacional pueden fijar precios, pero sí adoptar medidas para disminuir la volatilidad". El ministro ha abogado por acometer medidas que minimicen la volatilidad de los precios agrarios, como el almacenamiento privado y la incorporación de la directiva europea frente a prácticas desleales comerciales.



Planas y Fernández Vara han remarcado la importancia de trabajar todos juntos a través del diálogo" para establecer actuaciones más acordes que permitan minimizar el problema de los precios.


"AGRICULTORES AL LÍMITE"


Agricultores y ganaderos se han manifestado en Logroño, Almería, Don Benito y Valladolid, en el marco de la convocatoria conjunta prevista en 11 autonomías, con lemas como "Agricultores al límite", para protestar por los bajos precios, la caída de rentabilidad y lo que consideran ataques a sus intereses.


Entre los argumentos de las protestas también figuran la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) o la preocupación frente al "brexit" o los aranceles de EEUU; los agricultores reclaman medidas de apoyo para garantizar el futuro de su actividad.


En Almería, el sector hortofrutícola ha mantenido una nueva jornada de movilizaciones, afirmando que ahora lo que toca es "declararle la guerra comercial al Ministerio", según ha declarado el presidente de Asaja Almería, Pascual Soler, mientras que UPA y COAG han pedido una mesa de negociación y han criticado la competencia de países como Marruecos.


En Logroño, unos 700 agricultores, según las organizaciones convocantes, se han sumado a esta protesta, con el lema "Por un futuro con agricultores y ganaderos".


En Valladolid, más de un centenar de profesionales se han concentrado contra la "demonización" que sufre el sector, y se han alzado como la "solución" a la despoblación y la contaminación.


En Toledo, han invitado a toda la "sociedad" a sumarse a la manifestación del día 4 de febrero, en dicha ciudad.


Las tractoradas y concentraciones están previstas esta semana en Galicia, Aragón, Castilla y León, La Rioja, Extremadura, Andalucía y País Vasco; en la primera quincena de febrero se prevé que salgan a la calle en Cantabria, Castilla-La Mancha, Madrid y Murcia.


Con las movilizaciones pretenden "denunciar la grave situación de falta de rentabilidad que atraviesan" las explotaciones agrarias "y el hartazgo ante los ataques que está recibiendo" la agricultura.


En este contexto, el sector reclama "medidas de apoyo" para compensar los perjuicios sufridos y apunta a "los desequilibrios que aún persisten" en la cadena alimentaria -respecto a la industria o los supermercados- como una de las razones tras los bajos precios.


Las organizaciones agrarias esperan que las diferentes administraciones públicas "tomen conciencia de la gravedad del problema" y de su importancia para luchar contra el cambio climático o la despoblación. 






PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD