Naturaleza

Las instalaciones que albergan 'tortuga boba' contarán con generadores de calor para controlar la temperatura del agua

lunes, 2 de marzo de 2020

103576 20200301TortugaBobaValencia



Las instalaciones que albergan a la tortuga boba (Caretta caretta) en la Estación de Acuicultura Marina de San Pedro del Pinatar, incorporarán generadores de calor para controlar la temperatura del agua. El objetivo es que, en el caso de producirse un descenso de la temperatura del agua, esta no llegue a situarse por debajo de un mínimo requerido. El umbral será establecido por el personal responsable del mantenimiento biológico de esta especie.


Dicha estación del Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (Imida), dependiente de la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente, alberga parte de los ejemplares nacidos el pasado verano en la playa de Cala Arturo, en el Parque Regional de Calblanque. 


De los 66 huevos que depositó una tortuga boba en la arena, nacieron finalmente 21 criaturas, de las cuales 11 se encuentran las mencionadas instalaciones del Imida, y el resto fueron trasladadas al Centro Oceanográfico de Valencia para seguir el programa de crecimiento e introducción ‘head starting’, establecido como estrategia general para la gestión de los episodios de nidificación en las costas españolas.


Durante un año, aproximadamente, las pequeñas tortugas serán alimentadas en el ARCA del Mar de Valencia, donde se estudiará la evolución y comportamiento de esta especie que se encuentra amenazada, ahora también por la basura marina, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).


La cría y desarrollo de las tortugas permite que alcancen una mayor envergadura y fortaleza, lo que les otorga más y mejores defensas frente a sus depredadores. Así, se ha comprobado que de los diez quelonios que fueron enviados al mar en noviembre de 2017, después de un año en el ARCA del Mar, logró sobrevivir el 90 por ciento, lo cual supone un éxito para la conservación de la especie, dado que se estima que en condiciones naturales solo sobrevive una tortuga de cada mil que nacen.


Respecto a los ejemplares que se encuentran en las instalaciones del IMIDA, se realiza un control diario de su alimentación, aportando dos tomas al día de una papilla que cubre todas sus necesidades nutricionales. También de forma diaria, se lleva a cabo un control de temperaturas (ambiental y del agua), así como de las condiciones generales de mantenimiento.


Con periodicidad semanal, se pesa cada animal de forma individual, con el objetivo de mantener un estricto control sobre la ganancia de cada ejemplar y su estado de forma. Nueve de los ejemplares superan ya los 300 gramos de peso, quedando dos de ellos algo por debajo de esa cifra.


Mensualmente se realiza una toma de datos biométricos, que contribuyen a mantener el control sobre el desarrollo de estos 11 ejemplares. 


Fuentes de la Consejería apuntaron que la finalidad es que todos consigan ser devueltos al medio natural en las mejores condiciones, con una tasa de supervivencia muy superior a la que se da de forma natural entre los individuos de cualquier puesta de esta especie.

MÁS NOTICIAS

PUBLICIDAD

NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

EVENTOS DE AGENDA

PUBLICIDAD

NOTICIAS DESTACADAS

PUBLICIDAD