Regadíos y Abastecimientos

La CHS lamenta la "deslealtad institucional" sobre la impulsión del Albujón obligando a una autorización ambiental "innecesaria"

martes, 14 de abril de 2020

Infraestructura junto a la Bocarrambla (Foto C. Guardia)



La Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) ha lamentado la "deslealtad institucional" del Gobierno de la Región de Murcia al obligar a solicitar una autorización medioambiental para poner en marcha la impulsión del Albujón, a la vista de las declaraciones realizadas por un diputado del PP diciendo que dicha autorización "era innecesaria".


En este sentido, el organismo de cuenca criticó que "nuevamente que se produzcan declaraciones de representantes políticos en un tema en el que los funcionarios de la  Confederación Hidrográfica del Segura y los propios funcionarios de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia han cumplido escrupulosamente con la legislación vigente".


Dichas declaraciones indican que la autorización solicitada “era innecesaria”. Sin embargo, la CHS sostiene que "si así hubiera sido, no se habría acometido por la CARM el expediente administrativo de Autorización Ambiental Sectorial tramitado por la Dirección General de Medio Ambiente".


El citado expediente precisaba, a su vez, de informes de la Dirección General de Medio Natural, de la Dirección General del Mar Menor, de la Dirección General de Movilidad y Litoral, del Ayuntamiento de Cartagena y del Ayuntamiento de Los Alcázares. Además, hubo que responder a las alegaciones presentadas por Ecologistas en Acción de la Región de Murcia.


Desde el organismo de cuenca recuerdan que "el estado de alarma, significó que la propia Comunidad Autónoma, y a instancias de la Confederación Hidrográfica del Segura, acordara el 24 de marzo de 2020, mediante resolución de la Dirección General de Medio Ambiente la continuación del procedimiento, muestra inequívoca de la voluntad del organismo de cuenca de resolver el expediente cuanto antes".


El diputado 'popular', Jesús Cano, criticó que la CHS asegurara que debe acometer otros trabajos antes de poner en marcha el bombeo del Albujón. "No es la CHS quien ha hecho preceptivas y previas determinadas obras, sino la propia resolución autonómica, de fecha 8/4/2020, que así lo específica en su articulado".



EMPEORAMIENTO DEL MAR MENOR


Por otra parte, la CHS argumenta que la declaración de zona vulnerable por la contaminación por nitratos "efectuada por la CARM en el año 2001, y que implicaba la aplicación de una prácticas agrarias que mejoraran la situación de la masa de agua subterránea Campo de Cartagena, a la vista de la evolución de la analítica en estos casi veinte años, no solo no ha mejorado sino que ha empeorado". 


Para el organismo de cuenca, "resulta pues evidente que la situación de colapso a que se enfrenta el Mar Menor, no es consecuencia de poner o no poner la elevación del Albujón, cuya finalidad era aportar recursos a los usuarios de riego del campo de Cartagena, sino de unas insuficientes medidas de buenas prácticas agrarias a implantar y controlar por la única administración competente en ellas, es decir la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia".


En este punto, matiza que "esta situación es la que ha obligado a la CHS a instar el procedimiento de declaración de la citada masa de agua en riesgo de no alcanzar el buen estado cuantitativo y químico, vigente en la legislación hidráulica desde el año 2012, lo que significará que la propia Junta de Gobierno del organismo de cuenca, adopte, en su caso, perímetros de protección y medidas cautelares en relación a la utilización de fertilizantes y pesticidas".


Una medida, rememora el orgamismo de cuenca, que se contempla en el proyecto 'vertido cero', con declaración de impacto ambiental favorable por resolución de septiembre de 2019,  así como aquellas otras recomendaciones  de buenas prácticas agrarias, que sustentaron la Resolución del Secretario de Estado de Medio Ambiente de días pasados y que una vez más la administración autonómica cuestiona en su aplicación.


Finalmente, la CHS espera "a la mayor brevedad, cumplir con las prescripciones exigidas por la Comunidad Autónoma, para poder poner en funcionamiento la citada instalación, pero siendo conscientes que dada su capacidad solo evitará que una mínima parte de las escorrentías naturales superficiales y subterráneas, que ahora se producen, terminen en el Mar Menor".

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD