Laboral

El trabajador agrícola muerto por un golpe de calor en Lorca llegó al hospital en parada cardiorrespiratoria

miércoles, 5 de agosto de 2020


AgricultorseguroagrarioFotoMagrama


El trabajador agrícola fallecido este sábado en una finca ubicada entre los municipios murcianos de Puerto Lumbreras y Lorca por un golpe de calor sufrido mientras descargaba un camión de sandías llegó al hospital sin pulso y en parada cardiorrespiratoria, y dio negativo en la prueba de la covid-19.


Así se recoge en el parte médico incorporado al atestado de la Guardia Civil de Águilas, en el que se indica también que el trabajador, B.B.H., de 41 años y natural de Nicaragua, entró en el centro hospitalario Rafael Méndez de Lorca en coma y con livideces en sus miembros.

Según han indicado a Efe fuentes de la investigación, fue sometido durante cuarenta minutos a un masaje cardíaco, aunque sin resultado positivo, tras lo cual el cadáver fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Murcia para la práctica de la autopsia.

El juzgado de instrucción de Lorca que dirige las investigaciones decretó este lunes la puesta en libertad sin fianza del detenido, P.M.P., el empresario ecuatoriano para el que trabajaba el fallecido, con la sola obligación de personarse en las dependencias del mismo cuantas veces sea llamado y de comunicar puntualmente sus cambios de domicilio.


El auto en el que se acuerda la libertad señala que aunque de lo actuado hasta ahora se deducen indicios “bastantes” para estimarlo responsable, presuntamente, de un delito contra los derechos de los trabajadores, en aplicación de la ley no procede adoptar otra medida más restrictiva de derechos.


Las diligencias del caso, tramitadas por la Guardia Civil de Águilas, señalan que el empresario manifestó en un principio que cuando viajaba en su furgoneta con otros dos trabajadores encontraron en la cuneta a una persona, por lo que procedieron a trasladarla a un centro de salud de Lorca, desde el que después sería trasladado al Rafael Méndez .


Sin embargo, con posterioridad, admitió ante los agentes que la persona fallecida, por la que volvió al centro de salud para interesarse por su estado, era un trabajador suyo que llevaba con él dos o tres días y al que no había dado aún de alta en la Seguridad Social.


Los investigadores recogieron en el atestado las manifestaciones de compañeros de trabajo de aquel, uno de los cuales indicó que por la mañana, a las 10:00 horas, habían hecho un descanso para el desayuno, y que en ese momento el fallecido se encontraba normal.

Sin embargo, cuatro horas después, lo encontró muy mal, hasta el punto de que tuvo que sostenerlo para evitar que cayera al suelo, ya que sufrió un desmayo.

Por su parte, otro jornalero expuso a los agentes que la jornada de trabajo iba desde las 7:00 horas hasta las 15:00, de lunes a sábado, ya que solo descansan los domingos. 

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD