REMITIDOS

La Yesca de la Vid

jueves, 3 de septiembre de 2020


Uvas


La yesca de la vid es una enfermedad que cada vez está más presente en plantaciones a lo largo de todo el mundo, y es que su creciente adaptación al frío está suponiendo un serio problema para los cultivos, de manera que es importante aprender a detectarla a través de sus síntomas más frecuentes y, sobre todo, actuar a modo preventivo para evitar su aparición.


Qué es la yesca de la vid

La yesca es un tipo de enfermedad parasitaria que se produce por la presencia de hongos, los cuales consiguen acceder al interior de la planta siguiendo heridas o desperfectos que habitualmente se hayan producido durante el proceso de poda.

Una vez dentro, la enfermedad comienza su desarrollo, dando lugar a falta de agua en determinadas zonas que se irán secando y perderán fuerza.


Uno de los mayores inconvenientes es que nos encontramos ante una de las plagas y enfermedades de la vid más duras, teniendo en algunos casos una muy rápida evolución por lo que en apenas unos días ya puede haber afectado muy negativamente a la planta.


Síntomas de la yesca


Es muy importante que, además de conocer las particularidades de la enfermedad, también aprendamos a identificar su presencia a través de los síntomas, entre los que destacamos:


  • Los bordes de las hojas y los nervios pierden el color.
  • Si han salido los racimos, es posible que se empiecen a secar.
  • La planta irá perdiendo vigor.
  • Mermará la cosecha de forma drástica.
  • Puede incluso dar lugar a la muerte de la planta.


De cualquier manera, hay ocasiones en las que estos síntomas no se observan, dando la sensación de que la planta está perfectamente sana.


Esto es importante tenerlo en cuenta en aquellos casos en los que exista alguna planta enferma, lo cual puede hacernos sospechar que las colindantes o incluso otras que estén alejadas también lo estén aunque no se observen síntomas.


Consejos para prevenir la yesca


Es muy importante que sepamos que no hay ningún tipo de tratamiento para curar la yesca de la vid, sino que deberemos proceder a modo preventivo con el objetivo de evitar su aparición.


Para reducir el riesgo de que la vid enferme por yesca, tendremos en cuenta estas recomendaciones:


  • Se recomienda realizar la poda cuando comience el tiempo seco, por lo que es interesante retrasarla lo máximo posible.
  • No podaremos los días anteriores o posteriores a un día de lluvia.
  • Al podar debemos intentar que las heridas sean lo más pequeñas posibles, reduciendo al máximo la sección.
  • No dejaremos que las heridas cicatricen al aire, sino que añadiremos pasta cicatrizante protectora que evitará la entrada de la yesca y ayudará a que cicatricen más rápidamente.
  • Es importante desinfectar con lejía o con alcohol las herramientas que utilizamos en la poda, evitando así que, en el caso de que haya una planta enferma, transmitamos los hongos a otras.
  • Las vides enfermas deben ser eliminadas, arrancándolas y eliminándolas quemándolas.
  • Si todavía no las vamos a eliminar, es recomendable asegurarnos de que el aire entra al interior del tronco por la zona donde se presenta la herida, logrando así que los hongos mueran.
  • En el caso de que haya enfermado algún ejemplar, en los siguientes años debemos extremar más aún los cuidados, observando la más mínima presencia de los síntomas anteriormente descritos.
  • Aunque no observemos enfermedad, siempre es recomendable quemar los restos tras realizar la poda.

También existen productos químicos que nos ayudan a prevenir la aparición de esta enfermedad, pero cabe destacar que algunos de ellos han sido retirados del mercado y prohibida su utilización, por lo que es interesante optar aquellos que ofrezcan un aumento de la capacidad inmunitaria de la planta, logrando así que esté más preparada para luchar contra la enfermedad en caso de que se produzca.


Es importante que actuemos con suficiente antelación para prevenir la yesca de la vid, ya que sólo así conseguiremos evitar su expansión, y es que no debemos olvidar que estamos hablando de una enfermedad muy dura que puede llegar a causar estragos en la cosecha.

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD