Ciencia

El banco de germoplasma del Imida conserva más de 9.000 variedades vegetales comestibles y silvestres

lunes, 28 de septiembre de 2020

Cámara BAGERIM Banco Germoplasma Imida 2 (Foto CARM)



El banco de germoplasma del Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (Imida) almacena 9.041 variedades vegetales comestibles y silvestres, con el objetivo de mantener y recuperar variedades tradicionales desaparecidas, mejorar los cultivos existentes y garantizar su aprovechamiento futuro.


Estos recursos fitogenéticos se conservan en dos grandes colecciones: la de leñosas, compuesta por moreras y frutales y conservadas en forma de cultivos en fincas experimentales; y la colección de semillas, conservadas en cámara frigorífica y parcialmente regeneradas cada año. La regeneración de las semillas se realiza según especies, tomando las medidas de aislamiento necesarias para evitar polinizaciones entre las distintas variedades.


Del total de las 9.041 variedades almacenadas, el 95 por ciento son semillas. La mayoría de ellas, en torno a 7.150, son variedades de los principales cultivos hortícolas de distintos orígenes varietales. En este sentido, el banco de germoplasma cuenta con 3.300 variedades de pimiento, 3.000 de tomate, 500 de melón y otras 500 entre calabazas, lechugas y judías. De todas ellas, aproximadamente 1.000 tienen su origen en la Región y zonas limítrofes.


El resto de las entradas de semillas almacenadas en el Imida, unas 1.550 variedades, pertenecen a especies de interés medioambiental, mayoritariamente leguminosas y quenopodiáceas, según los datos aportados por la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente.


Además de las semillas, el banco de germoplasma dispone de unas 366 variedades de leñosos, entre moreras (52 entradas) y frutales. En total se conservan 314 variedades de frutales, entre las que destacan las autóctonas murcianas de melocotonero y las 15 entradas de pero de Cehegín.


El material genético vegetal ha sido almacenado en las instalaciones del actual Imida desde 1975 gracias a numerosos proyectos de investigación y actuaciones como colectas de material vegetal o intercambio con agricultores.


Interés del sector de la restauración


El banco de germoplasma nace como tal en 2013 con el fin de coordinar todas las actuaciones de conservación, mantenimiento y divulgación de las características del material almacenado, y garantizar un estado de conservación óptimo para que puedan ser utilizadas por agricultores e investigadores del ámbito público y del privado, así como por cualquier persona que lo solicite.


En los últimos años las variedades tradicionales han despertado además un gran interés por parte del sector de la restauración, por su calidad y variabilidad. Dispone de semillas de multitud de especies que pueden resultar particularmente interesantes para la gastronomía por su diversidad de colores y sabores o, en algunos casos, como el de la berenjena ciezana, su capacidad de no oxidación.


Una de las principales características que definen la potencialidad del material vegetal es la diversidad genética que almacena, que permitiría en un momento determinado dar respuesta a posibles cambios e imprevistos a los que se pueda enfrentar la agricultura, como pueden ser la aparición de nuevas enfermedades, el cambio climático o la adaptación a nuevos requerimientos del consumidor, entre otros.

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD