Aceite

Las aceiteras españolas justifican la subida de importaciones por los aranceles de EE.UU

jueves, 15 de octubre de 2020

Deoleoltasjqhl9d9bFotoaceitedeolivacom 3



Empresas españolas que exportan aceite de oliva a Estados Unidos han defendido la compra de producto originario de países como Túnez para sortear el arancel aprobado por la Administración Trump y no perder cuota de mercado, una maniobra que ha disparado las importaciones durante la última campaña.


Así lo han justificado responsables de las aceiteras Acesur (dueño de La Española y Coosur), la cooperativa Dcoop y la navarra Urzante (proveedor de varias marcas blancas), quienes también han reclamado a España y la Unión Europea (UE) que exijan la retirada del citado arancel, fijado en un 25 %.


Durante su participación en un foro sobre los retos y perspectivas del sector organizado por el centro tecnológico valenciano Ainia, el director general de Dcoop, Rafael Sánchez de Puerta, ha recordado que el mercado estadounidense llevaba años "estancado" en el entorno de las 300.000 toneladas y cerrará el año con una subida hasta las 360.000 toneladas.


En su opinión, este incremento está relacionado con la covid-19, que ha provocado un auge de los productos vinculados con el concepto "salud", algo que también ha impulsado las ventas en España, compensando incluso la caída de la parte que antes comercializaban a través de la hostelería.


Sánchez de Puerta ha señalado que el arancel del 25 % expulsaba del mercado la mayor parte del aceite de origen español que se vendía en EEUU, lo que ha llevado a muchas compañías a comprar producto en países terceros no afectados por esta tasa (sobre todo Túnez y Portugal), envasarlo y mandarlo al país norteamericano con sus mismas marcas, pese a tener una procedencia distinta.


Según datos oficiales, entre octubre de 2019 y mayo de 2020 las importaciones se dispararon un 65 % respecto al mismo período de la campaña anterior, aunque la producción nacional se mantuvo en los niveles habituales.


"Es muy duro que trabajes un mercado durante muchos años, crezcas y de repente te veas fuera. Es el arancel un condicionante que ha derivado en el aumento de las importaciones", ha afirmado el director general de Acesur, Carlos Jiménez.


Jiménez ha destacado la necesidad de que las empresas del sector apuesten más por la marca y contribuyan a la formación del consumidor para que no piense que cualquier aceite es igual a otro, entienda cuáles son las diferencias y elija con conocimiento de causa.


"La gente dice que cocina con virgen extra, pero no con cuál. No me imagino que nadie diga que se ha comprado un '4x4' y no precise la marca", ha ejemplificado.


Tanto el directivo de Acesur como el resto de ponentes han coincidido en su oposición a la intención del Gobierno de obligar a envasar el virgen extra en vidrio y no en plástico, como estrategia de diferenciación dirigida a darle más valor del producto, y han reclamado más "flexibilidad" normativa.


En este sentido, han criticado el peso de los paneles de cata a la hora de definir un aceite como refinado, virgen o virgen extra, y han instado a desterrar la asociación que sigue existiendo entre aceite y fraude alimentario.


"Nos hacemos daño a nosotros mismos, tiene que haber un cambio rotundo", ha defendido el gerente de Urzante, Jesús Marín, quien ha cargado contra la asociación de consumidores OCU por hacer listas clasificando de mejor a peor varios aceites, que después son utilizadas por otros países para perjudicar las ventas españolas.


Preguntado sobre el uso en los supermercados del aceite como "producto reclamo" -promociones para llevar tráfico de clientes a tienda, muy criticadas por los agricultores-, Marín ha apoyado a la distribución y le ha agradecido este tipo de acciones porque facilita "las salidas de volúmenes", a la vez que supone un apoyo para el sector frente a otras grasas como el aceite de girasol. 


Participantes mesa redonda



PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD