Naturaleza
Se intervendrá en hábitats de la C. Valenciana, Región de Murcia y Andalucía donde se asientan las únicas 45 parejas reproductoras de este ánade

Recuperarán 3.000 hectáreas de humedales para evitar la extinción de la cerceta pardilla, el pato más amenazado en Europa

viernes, 26 de febrero de 2021

Cerceta Pardilla (Foto Generalitat valenciana)


El proyecto LIFE Cerceta Pardilla recuperará 3.000 hectáreas de humedales en la Comunidad Valenciana, la Región de Murcia y Andalucía, con el objetivo de tratar de revertir el riesgo de extinción de este pato, el más amenazado en Europa y que se encuentra en situación crítica en España.


De esta forma, durante los próximos cinco años, se emprenderán un conjunto de acciones para mejorar el estado de los humedales en todo el territorio. Actuará así en espacios pertenecientes a la Comunidad Valenciana, como la Albufera de Valencia y el Parque Natural de El Hondo en Alicante; las marismas del Guadalquivir en Andalucía, y también en zonas húmedas de Murcia, como la laguna de las Moreras (Mazarrón). 


Todos ellos son humedales que pertenecen a la Red Natura 2000, la mayor red de espacios protegidos del mundo, y son ecosistemas fundamentales para la supervivencia del pato más amenazado de Europa.


Entre las acciones previstas en el proyecto, se prevé la adquisición de una superficie de 141 hectáreas mediante la compra de tres fincas situadas en zonas consideradas en la Estrategia de Conservación de la cerceta como lugares críticos, es decir, áreas vitales para su supervivencia y recuperación.


También están previstas acciones de seguimiento de la especie y se involucrará a los países del Magreb para mejorar el conocimiento sobre sus movimientos y amenazas. En paralelo, se reforzarán las poblaciones de la especie a través de un programa de cría en cautividad y la liberación de ejemplares.


El proyecto cuenta con dos centros de referencia que crían con éxito cercetas pardillas: la cañada de los Pájaros, en Andalucía, y el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre El Saler, en la Comunidad Valenciana. El programa de cría estará basado en las buenas prácticas que se desarrollan en ambos centros y en otros que puedan colaborar en el proyecto.


Se acompañará de acciones que permitan mejorar el conocimiento de la especie mediante su seguimiento en el medio natural o estudios genéticos. También se impulsará la participación de sectores relevantes para su conservación, como los regantes o los cazadores, así como la sensibilización y la educación ambiental de la sociedad. 


En el LIFE Cerceta Pardilla, que coordina la Fundación Biodiversidad del Miteco, participan como socios el propio ministerio, a través de la Confederación Hidrográfica del Segura y Tragsatec; la Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible y la Agencia de Medio Ambiente y Agua; la Generalitat Valenciana; el Gobierno de la Región de Murcia, así como las organizaciones SEO/BirdLife y ANSE. Cuenta con la contribución del Programa LIFE de la Unión Europea y de la Dirección General del Agua.


RECUPERACIÓN DE HUMEDALES


Con 75 espacios que ocupan más de 300.000 hectáreas, España es el tercer país con más humedales incluidos en el Convenio de Ramsar, solo por detrás de Reino Unido y México, lo que demuestra el fuerte compromiso del Gobierno con las tareas de conservación de estos ecosistemas y su restauración.


El Gobierno tiene el objetivo de alcanzar las cerca de 40.000 hectáreas restauradas para 2030, tal y como anunció la vicepresidenta Teresa Ribera, con motivo del Día de los Humedales, el pasado 2 de febrero. La Albufera de Valencia, el Mar Menor, el Delta del Ebro, los Parques Nacionales de las Tablas de Daimiel y Doñana son algunos de los humedales que precisan de medidas más urgentes para su recuperación.


La pérdida y degradación de las zonas húmedas se debe, en gran parte, a los cambios en el uso de la tierra y del agua, así como al cambio climático, y afecta a numerosas especies, algunas de ellas en estado crítico, como es el caso de la cerceta pardilla.


UNA ESPECIE EN PELIGRO CRÍTICO


La cerceta pardilla es una de las siete especies en situación crítica en España. Hasta mediados del siglo veinte, abundaba en los humedales costeros mediterráneos, especialmente en Doñana, pero su drástico declive en las últimas décadas la sitúa en riesgo inminente de extinción.


En los últimos años, el Gobierno ha focalizado su esfuerzo en su recuperación. “Si desaparecen, perderemos una parte de nosotros, de nuestro patrimonio, piezas clave del engranaje que garantiza la buena salud de los ecosistemas y, por lo tanto, también de nuestro bienestar”, ha señalado Morán.


El número de parejas reproductoras en España, que es casi su único lugar de distribución en Europa, se situó el año pasado en 45 parejas y con una clara tendencia en regresión.


La pérdida y degradación del hábitat es su mayor amenaza y hace peligrar la supervivencia de la especie. Los humedales sufren el impacto de la sequía, la contaminación, la proliferación de barreras artificiales y otras amenazas causadas por actividades humanas.


El secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, quien participó en la presentación del proyecto LIFE Cerceta Pardilla, destacó la importancia de poner en marcha medidas urgentes y coordinadas para restaurar ecosistemas esenciales en España como son los humedales. Lo ha hecho durante la celebración de un nuevo #Biodirectos, ciclo de encuentros online que organiza la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco).


Este encuentro ha contado, además, con la participación de todos socios del proyecto LIFE Cerceta Pardilla. Así, han estado presentes la consellera de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica de la Generalitat Valenciana, Mireia Mollà; el secretario general de Medio Ambiente, Agua y Cambio Climático de la Junta de Andalucía, Francisco Gutiérrez; el director general de Medio Natural de la Región de Murcia, Fulgencio Perona; la irectora ejecutiva de SEO/BirdLife, Asunción Ruiz, y el director de ANSE, Pedro García.


El secretario de Estado de Medio Ambiente ha insistido en la importancia de la “coordinación entre la Administración General del Estado, las Comunidades Autónomas, la comunidad científica, entidades conservacionistas y sectores socioeconómicos para poner en marcha actuaciones como las previstas en este proyecto LIFE”.


REGIÓN DE MURCIA


El director general de Medio Natural, Fulgencio Perona, detalló que "en la Región de Murcia la Cerceta pardilla fue catalogada como extinguida en 1995 al haber desaparecido como especie reproductora en el siglo XX. Sin embargo, la especie volvió a criar esporádicamente entre 2007 y 2009. 


Tras esos años no se ha vuelto a tener constancia de que la especie críe en la Región, aunque se observan individuos en algunos humedales del entorno del Mar Menor como las Salinas de San Pedro del Pinatar, La Hita y Carmolí, así como en la laguna de Las Moreras, en el término municipal de Mazarrón, que fue declarada Humedal de Importancia Internacional en 2011 y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) en 2014".


En este sentido, anunció que "la Dirección General del Medio Natural intervendrá principalmente en la laguna de Las Moreras con acciones de mejora del hábitat y el seguimiento y vigilancia de la especie". Perona concretó que "se intervendrá en una superficie de 7 hectáreas para crear heterogeneidad en la vegetación, se acondicionará un tramo de orilla restaurada para aclimatar ejemplares criados en cautividad y se instalará un vallado". 


También avanzó que "se llevarán a cabo en la Región algunas liberaciones de ejemplares, en coordinación con los demás socios del proyecto".


Perona señaló que "en los últimos años, algunas anátidas amenazadas, catalogadas en peligro de extinción a nivel nacional, han comenzado a reproducirse en la Región. La Malvasía cabeciblanca comenzó en 2005, en Campotéjar, posteriormente en Las Moreras, Lagunas de Alhama, Lagunas de Alguazas y, más recientemente, Cabezo Beaza, Embalse de Santomera y hasta en algunas lagunas de urbanizaciones. El Porrón pardo comenzó a reproducirse en 2019 en Campotéjar y Alhama".


PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD