Regadíos y Abastecimientos

El Consejo de Hombres Buenos, el tribunal tradicional que juzga los asuntos de la huerta murciana

viernes, 13 de diciembre de 2019

Consejo de Hombres Buenos (Foto Twitter PP)



Cómo repartir de manera justa las aguas para el riego de la huerta de Murcia ha sido a lo largo de la historia un asunto crucial para esa zona que ha generado importantes disputas y demandas que no se resuelven en la justicia ordinaria, sino por un tribunal consuetudinario, cuyas normas parten de la tradición: el Consejo de Hombres Buenos.


La Universidad de Murcia ha acogido este jueves una de las sesiones ordinarias de esta particular institución, cuyos "jueces" son agricultores de la zona, y que tiene su origen en la edad media.


En esta ocasión, ha estado presidido por Diego Frutos; Juan Jesús Sánchez ha ejercido como secretario, y han estado presentes, además del concejal de Cultura, Jesús Pachecho, el Juez de Aguas de la Parte Alta de Corombo (Perú), Pedro César Zúñiga, y el síndico de la Acequia de Quart (Valencia), Onofre Cubells.


Esa acequia está bajo la jurisdicción del Tribunal de las Aguas de Valencia, con funciones similares al Consejo de Hombres Buenos, y ambas instituciones están declaradas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, como también lo está el Sistema Tradicional de Jueces de Agua de Corombo, que tiene su origen en el periodo pre-incaico.


Aunque los juicios (denominados "juntamentos") del Consejo de Hombres Buenos son públicos, las deliberaciones de sus miembros (cinco vocales y cinco procuradores suplentes) son secretas, y sus decisiones son obligatorias y vinculantes.


Desde mediados del siglo XIX, sus sentencias se basan en las Ordenanzas para el Régimen y el Buen Gobierno de la Huerta de Murcia (1849) y las Ordenanzas y Costumbres de la Huerta de Murcia (1889), que otorgaron carácter legal a sus decisiones y son la base de su corpus jurídico. 

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD