Regadíos y Abastecimientos
No se implantarán nuevos invernaderos ni ampliarán los existentes y las parcelas tendrán que destinar el 20% de superficie a setos o filtros verdes

Prohibido cultivar a 500 metros del Mar Menor y hasta los 1,5 kilómetros sólo se permitirá cultivo ecológico

jueves, 16 de julio de 2020

Arco Sur Balsa y Cultivos (Foto José Luis González López)



El entorno del Mar Menor mantiene la propuesta inicial de prohición de cultivos en una franja que protege los primeros 500 metros de terreno, superficie a partir de la cual sólo se permitirá la práctica de agricultura ecológica hasta los 1,5 kilómetros de la línea de costa.


A su vez, se prohibirán todo tipo de fertilizantes químicos, estiércoles no compostados y abonos en verde y la fertilización ecológica permitida no podrá superar los 170 kilos de nitratos por hectárea y año en esos 1.500 metros de terreno hasta la línea de costa. Tampoco se podrán implantar en ellos nuevos invernaderos o ampliar los ya existentes.


Así lo consensuaron ayer los grupos parlamentarios del PP, PSOE y Ciudadanos, al cerrar, tras el pleno de la Asamblea, el acuerdo definitivo sobre las enmiendas al proyecto de Ley de Protección Integral del Mar Menor, que se debatirá y aprobará el próximo miércoles, 22 de julio, en la Asamblea Regional.



Tras días de negociación, se  han consensuado más del 80% de las enmiendas registradas. incluyendo el texto definitivo del artículo 29, que establece los usos agrícolas permitidos en la franja establecida en los 1.500 metros. 



En comunicados remitidos a la misma hora, los partidos explican que la franja libre de fertilizantes se amplía en un kilómetro respecto a lo establecido en el decreto ley que ahora se tramita como proyecto de ley para poder enmendarlo gracias a que Cs, socio de Gobierno autonómico del PP, así lo decidió en la Cámara.


El riego de la agricultura ecológica a partir de 500 metros del mar habrá de ser por goteo y las parcelas tendrán que destinar el 20% de su superficie a setos, filtros verdes, humedales o espacios forestales para crear un cinturón de vegetación que proteja la laguna salada.


Se prohíben en esa franja los cultivos que favorecen las escorrentías con sedimentos que llegan al Mar Menor en épocas de lluvias intensas, como las gotas frías de otoño, los que no tengan derechos consolidados de riego y los que posean un exceso de nitrógeno por las prácticas agrarias empleadas.


Los partidos se han congratulado de haber pactado más del 80% de las enmiendas registradas al proyecto de ley y se han comprometido a evitar que se discutan en el pleno las que cuenten con su acuerdo.


Los nitratos, fosfatos, nitrógeno y fósforo de los abonos agrícolas que llegan por ramblas causaron en 2016 la desaparición del 85 por ciento de la vegetación bentónica.


Y con ella, la de todos sus organismos asociados, debido a la eutrofización derivada del sobrecrecimiento del fitoplancton alimentado por esos nutrientes, que impidió que la luz llegara al fondo del Mar Menor y que plantas como la posidonia que forman praderas hicieran la fotosíntesis.


Tras las riadas de septiembre, en octubre de 2019 murieron toneladas de peces y otros animales marinos por falta de oxígeno en el agua. 

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD