Naturaleza

El sector agrario muestra su preocupación por la estrategia verde de la CE

jueves, 21 de mayo de 2020

Estructuras agrarias Campo Cultivo (Foto Generalitat valenciana)



Las organizaciones agrarias y cooperativas han mostrado su preocupación por los objetivos de la estrategia "De la granja a la mesa" presentada este miércoles por la Comisión Europea (CE), por considerar que incrementará sus costes de producción sin los incentivos o el apoyo financiero adecuados.


Bruselas plantea una transición hacia una producción de alimentos más sostenibles, con medidas como una reducción del uso de fitosanitarios y fertilizantes o propuestas para sustituir la carne por otras proteínas.


"Preocupa que la CE abra el debate con unos objetivos medioambientales muy ambiciosos, sin tener en cuenta la falta de rentabilidad de un sector que ha demostrado ser básico en el abastecimiento de alimentos", mientras la sociedad ha estado confinada por la pandemia, ha declarado Cooperativas Agro-alimentarias en un comunicado.


Las cooperativas han solicitado "medidas de impulso estructural que sirvan para encarrilar el desequilibrio en la cadena alimentaria donde el productor es el eslabón más débil y el primero en sufrir”.


Han pedido que se estudie la pérdida de competitividad de un modelo europeo exigente frente a los productos importados obtenidos con condiciones menos restrictivas, y han reclamado objetivos basados en “evidencias científicas” y no en argumentos ideológicos.


Asaja ha lamentado, en una nota de prensa, que la CE presente estrategias ecologistas “que asestan un duro golpe” a la agricultura, porque "ponen en cuestión la seguridad alimentaria”, según un comunicado.


"Se imponen severas limitaciones" al uso de fitosanitarios, fertilizantes y antibióticos, "privando" a los agricultores de unas herramientas "esenciales" para garantizar la salud de los animales y los cultivos, ha recalcado.


COAG ha rechazado "la hipocresía de las políticas de escaparate de la UE" porque la estrategia exige más compromisos a los agricultores, con el incremento de costes de producción, “sin reforzar el presupuesto de la Política Agrícola Común (PAC) ni cuestionar los tratados comerciales”, según un comunicado.


Sostiene que los productores "deben ser protagonistas de la lucha contra el cambio climático y liderar el compromiso por un modelo sostenible", pero para ello la UE debe establecer el principio de soberanía alimentaria y condicionar las importaciones a los estándares de calidad y bienestar animal que ya cumple el campo europeo.


La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos ha apuntado que la estrategia tiene "luces y sombras" , pues entre sus aspectos positivos "pone en el centro a los agricultores y ganaderos como protagonistas" de la cadena y plantea la promoción de canales cortos de comercialización, el comercio justo y el etiquetado transparente.


Pero UPA ve "incongruencias" y puntos negativos, como la reducción de fitosanitarios y antibióticos "sin dar alternativas a los afectados" y la idea de fomentar menos producción de carne.


Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos pidió el aplazamiento de la estrategia hasta conocer el impacto de la pandemia.


La Asociación Empresarial para la Protección de las Plantas (Aepla) -patronal de fabricantes fitosanitarios-, considera "equivocado" poner el foco en los insumos que garantizan la eficiencia de la producción ya que, a su juicio, "una agricultura competitiva no está reñida con que sea responsable con el medio ambiente".


"Una menor protección fitosanitaria supondría una mayor ocupación de tierras para una misma producción", han afirmado desde Aepla, que opina que el sector de sanidad vegetal debe ser un socio más para buscar soluciones para la agricultura, que se enfrenta cada día a nuevas plagas.

PUBLICIDAD

MÁS NOTICIAS

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Publicidad